Perpetuar la tradición

Convencido de que la panadería-pastelería francesa tiene un gran potencial en Buenos Aires, Johan compra una panadería reconocida en la Ambrosetti 901, esquina con Franklin. Durante 6 meses Johan se convierte en el aprendiz del panadero Breton Franck Dauffouis (antiguo dueño de la tienda). Este le enseña todos los secretos del pan francés, de las facturas golosas y de los pasteles sabrosos. En un proceso de constancia y mejora, Johan recupera a todos los antiguos empleados y contrata a dos más. Conserva las recetas, la variedad de productos y añade algunas novedades.

El 1° de julio de 2015, nace Co~Pain. Desde entonces, los clientes están atraídos por la calidad y la diversidad de los productos pero también por la buena onda que se respira en el local.

cup and logo

Compartir el pan

El « copain », es la persona con quien se comparte el pan. Esa palabra apareció como una evidencia para Johan. Su panadería se llamará Co~Pain. Un guiño al sentido profundo de la palabra tanto como el emblema de un regreso a la autenticidad de la panadería-pastelería artesanal. Los valores que defiende, el compartir y la humanidad, le animan a ofrecer a los clientes una bienvenida cálida y a garantizar un ambiente de trabajo agradable a sus empleados. ¡Vengan a compartir nuestro pan!