La tradición francesa

La totalidad de los productos que podrán probar en Co~Pain son elaborados según recetas y métodos ancestrales franceses, puestos al día por nuestro equipo.



El pan de tradición francesa

El pan es elaborado a base de poolish, una mezcla con partes iguales de harina y agua y conteniendo un poco de levadura que dejamos fermentar una docena de horas.
Esta técnica de fermentación, que hace el renombre de la baguette francesa, fue introducida en Francia por los panaderos de Marie-Antoinette de Austria, esposa del rey francés Louis XIV.
Este método de elaboración, antigua de unos siglos, proporciona sabor al pan y fuerza a la masa.



La pastelería, cada región tiene su especialidad

La pastelería francesa se desarrolló principalmente gracias a las cortes reales, que inspiraron, a través de su fasto, numerosos pasteleros para satisfacer el Rey o la Reina.
Recetas típicamente regionales, antiguas de unos siglos hacen feliz a los afortunados que cruzan Francia.
¡En cada región hay una especialidad sabrosa! Las recetas de nuestros pasteles son inspiradas de especialidades regionales y de recetas tradicionales familiares de tortas y tartas compartidas con la familia o los amigos.



Las facturas y su origen sorprendente

Francia es conocida por sus croissants y otros pains au chocolat, pains aux raisins, sus facturas en suma.
Sin embargo, al principio, el famoso croissant, producto emblemático de las panaderías francesas, no viene de Francia… ¡sino de Austria! Por cierto es el origen vienés (de la ciudad de Viena) del croissant, que da su nombre a las facturas en francés: « viennoiseries ».
Croissants y pains au chocolat son valores seguros de la panadería francesa. En Co~Pain, la oferta de facturas es grande y siempre tiene tanto éxito en la hora de la merienda o del desayuno.

Pequeña historia del croissant
En 1683, la ciudad de Viena esta asediada por el ejército turco. Un panadero informa a las autoridades de ruidos subterráneos, así permitiéndoles hacer salir a los enemigos quienes estaban cavando para invadir la ciudad.
Como recompensa, el panadero tuvo el permiso de elaborar pequeños hojaldres en forma de medialuna, símbolo de la bandera turca.